Peter Grandall comenzó a trabajar en 1979 como representante en Albufera, Portugal, y Marbella, España. De 1989 a 1991 fue el responsable de los dos hoteles de la marca Thomas Cook: Hotel33 y Club33. Entre 1991 y 2001 ocupó el puesto de director de producto en Sunwing Family Resorts, y durante este periodo fundó los Sunprime Hotels, diseñados para adultos que viajan sin niños.

En 2001 ocupó el puesto de director general de Thomas Cook Northern Europe Hotels & Resorts, y en 2014 Peter pasó a ser el director de operaciones de Thomas Cook Resorts & Hotels. Peter fue responsable de llevar a cabo las labores de sostenibilidad de las marcas Sunwing y Sunprime de Thomas Cook, lo que incluyó su labor en el proyecto de la Flor de la UE para alojamientos y Travelife.